Trastorno de la vejiga natatoria en peces de acuario

El trastorno de la vejiga natatoria se refiere a una serie de problemas que afectan la vejiga natatoria, en lugar de una sola enfermedad. Aunque comúnmente se ve en peces de colores y bettas, puede golpear prácticamente cualquier especie de pez.

¿Qué es el trastorno de la vejiga natatoria?

El trastorno de la vejiga natatoria se refiere a una afección en la que la vejiga natatoria no funciona normalmente debido a una enfermedad, anomalías físicas, factores mecánicos / ambientales o por razones que no pueden diagnosticarse. Los peces afectados exhibirán problemas de flotabilidad, es decir, tendrán dificultades para controlar su capacidad de flotar o hundirse.



Síntomas del trastorno de la vejiga natatoria

Los peces que padecen el trastorno de la vejiga natatoria exhiben una variedad de síntomas que involucran principalmente la flotabilidad, como hundirse en el fondo o flotar en la parte superior del tanque, flotar boca abajo o de costado, o luchar para mantener una posición normal.



También pueden estar presentes otros signos físicos, como una barriga distendida o una espalda curva. Los peces afectados pueden comer normalmente o no tener apetito. Si existen problemas graves de flotabilidad, es posible que los peces no puedan alimentarse normalmente o incluso llegar a la superficie del agua.



Causas del trastorno de la vejiga natatoria

Este trastorno a veces es causado por la compresión de la vejiga natatoria, que puede involucrar un estómago distendido por comer rápidamente, comer en exceso, estreñimiento o tragar aire, que se cree que ocurre con los alimentos flotantes. Comer alimentos en escamas liofilizados o secos que se expanden cuando se humedece también puede provocar un agrandamiento del estómago o del tracto intestinal.

  • La baja temperatura del agua puede retrasar el proceso digestivo, lo que a su vez puede provocar un agrandamiento del tracto gastrointestinal que ejerce presión sobre la vejiga natatoria.
  • Otros órganos abdominales pueden agrandarse y afectar la vejiga natatoria. Los quistes en los riñones, los depósitos de grasa en el hígado o la unión de los huevos en las hembras pueden provocar un agrandamiento suficiente para afectar la vejiga natatoria.
  • Los parásitos o las infecciones bacterianas también pueden inflamar la vejiga natatoria. Ocasionalmente, un golpe fuerte al golpear un objeto en el tanque, una pelea o una caída pueden dañar la vejiga natatoria.
  • Raramente los peces nacen con defectos de nacimiento que afectan la vejiga natatoria, pero en estos casos, los síntomas generalmente están presentes a una edad temprana.

Tratamiento

Si se cree que un estómago o intestino agrandado es la causa de un trastorno de la vejiga natatoria, el primer curso de acción es no alimentar a los peces durante tres días. Al mismo tiempo, aumente la temperatura del agua a 78-80 grados Fahrenheit y déjela allí durante el tratamiento.

Al cuarto día, alimente al pescado con un guisante cocido y sin piel. Los guisantes congelados son ideales para esto, ya que se pueden calentar en el microondas o hervir durante unos segundos para descongelarlos, lo que resulta en la consistencia adecuada (no demasiado suave pero no demasiado firme). Retire la piel y luego sirva el guisante al pescado. Puede continuar alimentando un guisante al día durante unos días y luego cambiar a un alimento apropiado para la especie, pero evite los copos o las bolitas que flotan.

Si se cree que una infección es la causa del trastorno de la vejiga natatoria de un pez, el tratamiento con un antibiótico de amplio espectro puede ayudar, y para esto, deberá visitar a su veterinario.

Otros tratamientos de apoyo (independientemente de la causa) pueden incluir:

  • Mantener el agua especialmente limpia y entre 78 y 80 grados Fahrenheit
  • Agregar una pequeña cantidad de sal de acuario al tanque
  • Reducir el nivel del agua para facilitar que los peces se muevan dentro del tanque
  • Reducción del flujo de agua en tanques con una fuerte corriente.
  • Si el pez afectado flota con una parte de su cuerpo constantemente expuesta al aire, aplicar un poco de capa de estrés en el área expuesta puede ayudar a evitar el desarrollo de llagas.
  • La alimentación manual puede ser necesaria si el pez tiene problemas importantes con el movimiento

Desafortunadamente, muchos casos de trastorno de la vejiga natatoria no responden al tratamiento. Si el pez no se recupera en un período razonable, la resolución humana puede ser la eutanasia.

Cómo prevenir el trastorno de la vejiga natatoria

Es bien sabido que las malas condiciones del agua hacen que los peces sean más susceptibles a las infecciones. Mantener el tanque limpio y realizar cambios regulares de agua puede ayudar a prevenir el trastorno de la vejiga natatoria.

Mantener la temperatura del agua un poco más alta ayudará a la digestión y posiblemente evitará el estreñimiento, otra causa potencial de problemas de la vejiga natatoria.

Alimente solo alimentos de alta calidad y considere remojar los alimentos secos durante unos minutos antes de alimentarlos. Siempre descongele bien los alimentos congelados antes de colocarlos en el tanque. Para los peces que tragan aire cuando se alimentan en la superficie, intente cambiar a alimentos que se hunden.

Evite la sobrealimentación a toda costa. Alimente porciones más pequeñas para que los peces no puedan comer en exceso y observe la cantidad total que alimenta durante la semana.

If you suspect your pet is sick, call your vet immediately. For health-related questions, always consult your veterinarian, as they have examined your pet, know the pet's health history, and can make the best recommendations for your pet.