Hipotiroidismo en perros

¿Podría su perro tener hipotiroidismo? Es posible que haya escuchado que los humanos pueden desarrollar enfermedad de la tiroides, pero los perros también pueden desarrollar hipotiroidismo. El hipotiroidismo es una enfermedad endocrina que se caracteriza por una deficiencia de hormonas tiroideas. Comúnmente en perros y humanos, el hipotiroidismo causa una disminución de la tasa metabólica y puede conducir a una multitud de complicaciones sistémicas.

Los controles regulares de tiroides son una parte importante de las visitas de rutina de bienestar de su perro. Su veterinario puede detectar niveles anormales de tiroides incluso antes de que su perro se enferme.



Enfermedad tiroidea en perros

En los mamíferos, la glándula tiroides se encuentra en el área del cuello. La tiroides del perro se divide en dos lóbulos que se encuentran a ambos lados de la tráquea (tráquea) debajo de la laringe (caja de la voz). Los lóbulos se parecen un poco a pequeños globos desinflados, pero tienen un papel importante en la regulación del metabolismo del cuerpo. La glándula pituitaria regula la producción de hormonas tiroideas al producir y liberar la hormona estimulante de la tiroides (TSH) según sea necesario. Luego, la glándula tiroides produce hormonas tiroideas llamadas T4 y T3 que se utilizan en todo el cuerpo.



Hipotiroidismo a veces se llama tiroides hipoactiva. Si la tiroides no produce la cantidad necesaria de hormonas, el metabolismo se ralentiza y se interrumpen muchos de los procesos normales del cuerpo. En los perros, la enfermedad tiroidea casi siempre es hipotiroidismo.



Hipertiroidismo (hiperactiva tiroides) ocurre en gatos pero no se ve típicamente en perros. Desafortunadamente, una tiroides hiperactiva en un perro suele ser un signo de carcinoma de tiroides, un tumor canceroso de tiroides.

Causas del hipotiroidismo en perros

Hay una serie de posibles causas de hipotiroidismo en perros, y la causa exacta generalmente no se puede determinar. Con mayor frecuencia, el hipotiroidismo canino es inmunomediado. El sistema inmunitario intenta destruir la tiroides, lo que a menudo resulta en atrofia de la glándula. Algunos perros están genéticamente predispuestos a la enfermedad, por lo que esto es algo que puede investigar si conoce a los padres o compañeros de camada de su perro. Ciertas razas de perros tienen un mayor riesgo de hipotiroidismo, como Golden Retrievers, American Staffordshire terrier, Irish Setters, terriers, Old English Sheepdogs y Cocker Spaniels.

El hipotiroidismo puede ocurrir en un perro de cualquier edad, pero se observa con mayor frecuencia en perros de cuatro a diez años de edad. El género no parece afectar el riesgo de hipotiroidismo, pero alguna evidencia sugiere que la enfermedad puede ocurrir con mayor frecuencia en las hembras esterilizadas que en las hembras intactas. En casos raros, el hipotiroidismo puede ser congénito, lo que significa que la enfermedad estaba presente al nacer.

Defienda la salud de su perro visitando a su veterinario con frecuencia y tomando medidas para mantenerlo sano. Es posible que pueda ayudar a detectar el hipotiroidismo antes de que se convierta en un problema de salud grave.

Síntomas de hipotiroidismo en perros

El hipotiroidismo canino puede manifestarse de varias maneras, y los signos pueden ser vagos. Desafortunadamente, estos síntomas también pueden indicar la presencia de otro trastorno, así que asegúrese de consultar a su veterinario si nota algún signo de enfermedad. Los síntomas más comunes del hipotiroidismo incluyen los siguientes:

  • Obesidad / aumento de peso
  • Pérdida de cabello en el cuerpo y la cola (apariencia de cola de rata)
  • Abrigo de cabello opaco y seco
  • Problemas de la piel, como infección o descamación
  • Otitis (infección del oído)
  • Letargo y debilidad
  • Cambios de comportamiento

Las complicaciones menos comunes pero potencialmente graves del hipotiroidismo incluyen disfunción vestibular (vértigo) y otros trastornos neurológicos, problemas cardíacos y diversos problemas de salud asociados con la obesidad.

Uno o más de los síntomas anteriores pueden ocurrir en perros hipotiroideos, pero incluso los perros sin síntomas pueden tener la enfermedad. Por esta razón, su perro debe visitar al veterinario para un examen de bienestar y análisis de sangre de rutina al menos una o dos veces al año.

Diagnóstico de hipotiroidismo en perros

Si sospecha que su perro tiene hipotiroidismo, debe programar una cita con su veterinario. Al proporcionar un historial preciso y completo a su veterinario, puede ayudar a detectar el hipotiroidismo en su perro. El siguiente paso para que su veterinario realice un examen físico completo de su perro. Para llegar a un diagnóstico de hipotiroidismo canino, su veterinario debe evaluar los niveles de hormona tiroidea en la sangre. En la mayoría de los casos, su veterinario comenzará probando el nivel T4. En teoría, un T4 bajo indica hipotiroidismo, pero el diagnóstico no siempre es tan simple. A veces, el T4 puede caer en un área gris, y es necesario realizar más pruebas. Además, ciertos medicamentos pueden interferir con los niveles de T4.

Su veterinario puede recomendar otros análisis de sangre antes de hacer un diagnóstico definitivo. Estos incluyen la medición de T4 libre (la T4 que circula 'libremente' a través del torrente sanguíneo) y TSH. Los bajos niveles de T4 libre son consistentes con el hipotiroidismo. Los altos niveles de TSH también indican hipotiroidismo porque la glándula pituitaria a menudo producirá un exceso de TSH para estimular la glándula tiroides.

No todos los casos de hipotiroidismo causan niveles anormales en las tres pruebas primarias. El hipotiroidismo se diagnostica con una combinación de análisis de sangre y antecedentes del paciente. Además, otras enfermedades causan síntomas similares, por lo que lo que parece hipotiroidismo al principio podría ser un problema completamente diferente. Por eso es importante comunicarse con su veterinario. Discuta todos los síntomas de su mascota y pregunte sobre sus opciones de diagnóstico.

Tratamientos de hipotiroidismo para perros

No existe una cura conocida para el hipotiroidismo, pero la enfermedad generalmente es fácil de manejar con medicamentos. Por lo general, a los perros hipotiroideos se les receta hormona tiroidea sintética (T4) para que se administre por vía oral una o dos veces al día. Los nombres de los medicamentos para estos suplementos tiroideos son levotiroxina o L-tiroxina. Las marcas comunes de levotiroxina y L-tiroxina son Soloxina y Thyro-Tabs, respectivamente. Sin embargo, otros nombres de marca y formularios genéricos están disponibles. En casos raros, la liotironina (T3) se prescribe para perros que no pueden convertir T4 en T3.

La buena noticia es que prácticamente no hay efectos secundarios asociados con el uso de suplementos de tiroides. Como con cualquier medicamento, puede ocurrir una sobredosis accidental. Los síntomas de una sobredosis incluyen beber y orinar en exceso, inquietud, jadeo, diarrea y aumento del apetito.

Los perros hipotiroideos deben ser tratados de por vida. Si bien el costo de los suplementos de tiroides es bastante bajo, se acumula con el tiempo. Espere gastar alrededor de $ 30-60 por mes en medicamentos (dependiendo de la dosis y la marca). Esto no incluye el costo del monitoreo periódico de sangre. Asegúrese de incluir los costos en el presupuesto de su mascota.

No existen remedios herbales, homeopáticos o caseros que sean efectivos como alternativas a los suplementos sintéticos de hormona tiroidea. Sin embargo, algunos remedios pueden ser útiles junto con los suplementos de tiroides. Hable con su veterinario sobre las opciones para su perro.

Monitoreo del perro hipotiroideo

Como propietario de un perro hipotiroideo, su trabajo es hacer todo lo posible para mantener su enfermedad bajo control. Su veterinario recomendará análisis de sangre de rutina para verificar los niveles de tiroides. Cuando comienza el tratamiento, se necesitarán análisis de sangre cada pocas semanas hasta que la enfermedad esté bajo control. Una vez que el hipotiroidismo parece estar regulado, la mayoría de los veterinarios recomiendan controlar los niveles de tiroides cada seis meses (posiblemente cada año si a su perro le ha ido bien a largo plazo). Con el tiempo, es normal que cambie la dosis prescrita de su perro. Cuando se ajusta la dosis, es posible que los niveles en sangre deban controlarse con más frecuencia al principio.

Asegúrese de realizar un seguimiento de los cambios en la salud, la apariencia o el comportamiento de su perro. Comuníquese con su veterinario si nota cualquier signo de enfermedad, particularmente aquellos signos asociados con hipotiroidismo o sobredosis de suplementos tiroideos.

Afortunadamente, la mayoría de los perros con hipotiroidismo pueden llevar vidas largas y saludables cuando se tratan y controlan adecuadamente. Mantenga a su perro saludable y manténgase en contacto con su veterinario sobre la condición de su perro

If you suspect your pet is sick, call your vet immediately. For health-related questions, always consult your veterinarian, as they have examined your pet, know the pet's health history, and can make the best recommendations for your pet.