Cómo saber si tu caballo está sano

Así es como identificas un caballo sano. Un caballo sano tiene buen apetito, un pelaje elegante y está alerta. Ya sea que esté buscando un caballo para comprar o que tenga uno, querrá poder evaluar rápidamente la salud del caballo por varias razones:

  • No quieres comprar un caballo enfermo
  • Querrá detectar cualquier signo de enfermedad temprano para evitar que el caballo se enferme más.
  • Podrá realizar observaciones precisas cuando llame a su veterinario, ya que sabrá qué es normal y qué no.
  • Podrá separar el caballo rápidamente de los demás para minimizar el riesgo de transmitir cualquier enfermedad contagiosa.

Hay algunos aspectos de la salud del caballo que debe controlar diariamente:



  • La cantidad de alimento que se consume. Si un comedor normalmente codicioso de repente disminuye la velocidad, sabrá que algo podría estar mal.
  • La cantidad de agua que se consume. El caballo promedio bebe entre 5 y 10 galones por día, dependiendo de la temperatura del aire, el nivel de actividad y si la dieta principal del caballo es hierba o heno.
  • La cantidad de estiércol que se produce. Esto es más difícil de monitorear si su caballo está en pastoreo, pero puede contar con la limpieza de aproximadamente 8 montones de estiércol bien formado y firme (dependiendo del tamaño del caballo) al día de un caballo mantenido estable. El estiércol líquido puede ser un signo de nervios, pero también puede significar enfermedad.
  • Haga una revisión visual todos los días para detectar bultos, hematomas, raspones o pinchazos, secreción nasal u ojos.
  • Revise los cascos con frecuencia para detectar grietas, signos de infección (olor o secreciones inusualmente malos) y zapatos sueltos.

Los signos vitales de tu caballo

Antes de que algo salga mal, querrás familiarizarte con los signos vitales de tu caballo. Tome el pulso, la respiración y la temperatura de su caballo durante unos días en diferentes momentos del día para encontrar las tasas promedio.



Pulse

El pulso promedio para un caballo de equitación es entre 27 y 43 latidos por minuto. Este valor se ve afectado por la aptitud del caballo y lo agitado que está. Los ponis tienden a tener valores normales ligeramente más altos. Hay dos formas de tomar el pulso de su caballo: con un estetoscopio o presionando dos dedos sobre la arteria grande que se encuentra debajo del pómulo del caballo. Los estetoscopios económicos se pueden comprar en tiendas de suministros médicos. Coloque el estetoscopio justo en frente del área de la circunferencia, justo detrás del codo del caballo. Alternativamente, presione sus dedos debajo del pómulo del caballo a lo largo de la arteria grande que sentirá debajo de la piel. Comenzando en cero, cuente la cantidad de latidos que escucha o siente en 15 segundos y multiplique ese valor por cuatro. Esto te dará la cantidad de latidos por minuto.



Temperatura

La temperatura corporal normal del adulto es entre 98 grados F y 100 grados F. La temperatura se toma por vía rectal. Se puede comprar un termómetro para ganado en una tachuela o tienda de suministros de alimentos. Debería tener una cuerda y un clip. Es bueno tener un termómetro que suene cuando haya alcanzado la temperatura máxima, y ​​vale la pena el pequeño gasto adicional. Se alcanza una lectura precisa con un termómetro regular en aproximadamente 2 minutos. No sueltes el termómetro, y si desaparece, para eso está la cuerda.

Precaución

Algunos caballos se oponen a que se tome una temperatura rectal, así que proceda con precaución. Un sabroso refrigerio en la parte delantera podría ayudarlo a olvidar lo que está sucediendo en la parte trasera. Si tienes una reacción desagradable a tu temperatura, pídele ayuda a un caballo experimentado.

Respiración

Un caballo promedio respira de 8 a 16 veces por minuto. Cuente la cantidad de respiraciones por minuto observando los flancos del caballo. Puede ser un poco complicado obtener un recuento preciso si el caballo está olisqueando o excitado.

Signos de mala salud del caballo

Llame al veterinario a las señales de:

  • Una herida pulsante de sangre.
  • Hinchazón inusual.
  • Convulsiones
  • Comportamiento inusual como depresión, tambaleo, escalofríos.
  • Diarrea que no es resultado de la excitación nerviosa causada por cosas como el remolque o la competencia.
  • Pulso que está por encima de los valores normales y no es resultado de la emoción o el esfuerzo.
  • Esfuerzo para orinar, café u orina de color sangre, o fugas de orina.
  • Cambio en el apetito, como negarse a comer o no poder comer o beber.
  • Una herida punzante que exuda secreciones sucias o se ha hinchado.
  • Estreñimiento para producir estiércol.
  • Rodillas agitadas, patadas, mordiscos en los costados y sudoración que pueden indicar cólico (dolor de estómago).
  • Tos persistente.
  • Cojeando, ya que esto podría ser un signo de una pierna rota.
/an-introduction-endurance-riding,///how-choose-correct-western-saddle-seat-size,///what-do-i-do-if-my-horse-colics,///what-is-sound-horse,///rain-scald-rain-rot-horses,///rules-working-safely-with-horses,///designing-run-shelter,///the-akhal-teke,///find-your-horses-pedigree,///how-stop-bucking-horses,///how-ride-horse-safely,///understanding-how-horses-see,///clydesdale-horse-breed-profile,///the-difference-between-english,///how-train-your-horse-ride-bareback,///am-i-too-old-learn-ride-horse,///tips-safe-horseback-riding,///jobs-careers-working-with-horses,///bute-your-horse,///how-tell-if-horse-is-lame-front, >