Akita: Perfil de raza de perro

En este articulo
  • Caracteristicas
  • Historia de la raza
  • Entrenamiento y cuidado
  • Problemas de salud
  • Dieta y Nutricion
  • Dónde adoptar o comprar
  • Más investigación

El Akita es un perro grande, noble, leal y valiente de ascendencia japonesa. En general, el Akita es deliberado, de carácter fuerte y tranquilo, aunque ladrará cuando lo considere necesario. Si bien el Akita puede ser sorprendentemente dulce y afectuoso con los miembros de la familia, esta raza se adapta mejor a un propietario experimentado y a un hogar sin niños pequeños u otros perros. En general, el Akita es un excelente protector, así como un compañero valioso.

Descripción de la raza

Grupo:Trabajando



Altura: 26 a 28 pulgadas (machos); 24 a 26 pulgadas (mujeres)



Peso:100 a 130 libras (hombres); 70 a 100 libras (hembras)



Abrigo y color:Akitas se ven en muchos colores. Los colores comúnmente vistos incluyen atigrado y pinto (cada uno con marcas blancas). El Akita tiene un abrigo corto, grueso y de doble capa. Algunos Akitas tienen un gen recesivo que les da una capa larga.

Esperanza de vida: 10 a 13 años

Características del akita

Nivel de afectoAlto
AmabilidadBajo
Amigable para niñosBajo
Mascota amigableBajo
Necesidades de ejercicioAlto
AlegríaAlto
Nivel de energíaAlto
ViabilidadMedio
InteligenciaMedio
Tendencia a ladrarBajo
Cantidad de derramamientoAlto

Historia del akita

El Akita es originario de Japón y fue nombrado por su región de origen. La raza se desarrolló como un perro guardián y un cazador de usos múltiples en las montañas del norte de Japón, donde se remonta a varios cientos de años o más. Tradicionalmente, el Akita representa salud y buena suerte para los japoneses. Japón declaró a los Akita Monumento Natural Japonés en 1931 e instituyeron un estándar de raza en 1934.

La Segunda Guerra Mundial y las privaciones en Japón dieron como resultado una orden del gobierno para matar a todos los Akitas. Algunos solo se salvaron al soltarse en las montañas o cruzarlos con pastores alemanes. Después de la guerra, los esfuerzos comenzaron a restablecer la raza a través de la crianza cuidadosa de los sobrevivientes y los esfuerzos para eliminar las características de los cruces con otras razas.

Se cree que el primer Akita en los Estados Unidos fue traído en 1937 por Helen Keller, quien se encariñó con la raza mientras viajaba en Japón. Después de la Segunda Guerra Mundial, cuando los militares llevaron a Akitas a los EE. UU., La popularidad de la raza comenzó a crecer. El Akita fue reconocido oficialmente por el American Kennel Club (AKC) en 1972.

Los estándares japoneses de Akita difieren de los estándares estadounidenses de Akita. Las Akitas japonesas tienen una gama limitada de colores, mientras que las Akitas americanas se aceptan en todos los colores. El Akita americano retuvo más características de cruzamiento y es más grande y de huesos más pesados. Los Akitas estadounidenses tienen una cabeza de oso, mientras que los Akitas japoneses tienen una cabeza más de zorro. Si bien los Akitas estadounidenses a menudo tienen una máscara oscura, eso no está permitido en los estándares japoneses.

La lealtad de los Akita está representada por el perro Hachiko, nacido en 1923 y propiedad de un profesor Toyko. Hachiko acompañó al profesor al tren todos los días y regresó para escoltarlo a casa cada tarde. Cuando el profesor murió en el trabajo, continuó caminando hacia y desde la estación todos los días durante nueve años.

Akita Care

El Akita tiene una capa externa rígida y recta con una capa interna suave y gruesa. La raza arroja a un ritmo relativamente alto y se excretará en exceso aproximadamente dos veces al año. La preparación básica de rutina es todo lo que esta raza tiende a necesitar para su mantenimiento. El cepillado semanal mantendrá el pelaje saludable y disminuirá el desprendimiento, y el cepillado se debe hacer con mayor frecuencia durante las temporadas altas de desprendimiento.

Los Akitas son perros muy inteligentes, pero también se sabe que son obstinados y tercos. Esto hace que la capacitación sea un desafío pero también una necesidad. Además, la socialización temprana es clave. El Akita tiene un fuerte impulso de presa, a menudo duda con los extraños y no siempre se lleva bien con otros perros. Se sabe que son especialmente propensos a la agresión del mismo sexo con otros perros y son mejores en un hogar de un solo perro.

El entrenamiento y la socialización de obediencia adecuados pueden ayudarlo a mantener su Akita bajo control y permitir que brillen los mejores rasgos de personalidad. Además, esta raza tiene un nivel de energía relativamente alto y debe hacer mucho ejercicio, al menos una o dos caminatas diarias. Pero es posible que deba evitar caminar con un Akita en un parque para perros donde se puedan ver sus tendencias agresivas hacia otros perros. Un Akita puede desarrollar algunos hábitos destructivos cuando se aburre o se deja solo demasiado.

El Akita puede prosperar en el hogar adecuado, mostrando afecto y gran lealtad a su familia. Sin embargo, esta puede no ser la raza ideal para el dueño del perro por primera vez. La raza puede llevarse bien con los niños si se socializa cuidadosamente, y los protegerá bastante. Pero generalmente se recomienda que un Akita no sea apropiado para un hogar con niños pequeños y debe supervisar cuidadosamente a este perro a su alrededor. Si decides que Akita es la raza adecuada para ti, tendrás un compañero fiel y firme de por vida.

Problemas de salud comunes

Los criadores responsables se esfuerzan por mantener los más altos estándares de raza establecidos por los clubes de perreras como el AKC. Los perros criados por estos estándares tienen menos probabilidades de heredar condiciones de salud. Sin embargo, algunos problemas de salud hereditarios pueden ocurrir en la raza. Las siguientes son algunas condiciones a tener en cuenta:

  • Displasia de cadera: Esta es una afección hereditaria que puede provocar artritis y cojera. Los perros con displasia de cadera no deben ser criados.
  • Dilatación gástrica-vólvulo: Esto es hinchazón debido a que comer y beber demasiado rápido, lo que lleva a la producción de gas. Si el estómago se tuerce, corta el suministro de sangre y se convierte en una emergencia médica.
  • Hipotiroidismo Esta es una glándula tiroides poco activa y puede corregirse con dieta y medicamentos.
  • Adenitis sebácea (SA): Esta condición de piel autoinmune heredada en Akitas conduce a la inflamación y destrucción de las glándulas sebáceas en la piel. Es principalmente un problema cosmético con pérdida de cabello en la cabeza y la espalda.

Dieta y Nutricion

Los cachorros de Akita crecerán rápidamente y necesitan una dieta de alta calidad y baja en calorías para que no crezcan demasiado rápido. Los Akitas adultos deben alimentarse dos veces al día con un total de tres a cinco tazas de comida seca. Asegúrese de controlar su Akita para aumentar de peso y discutir cualquier necesidad especial con su veterinario.

Los 10 mejores perros guardianes

Pros

  • Digno

  • Valiente

  • Profundamente leal

Contras

  • Cobertizos profusamente

  • Terco y puede ser difícil de entrenar

  • Dominante y puede ser agresivo con otros perros.

Dónde adoptar o comprar un Akita

El Akita Club of America es un gran lugar para comenzar la búsqueda de un cachorro. Su lista de criadores miembros cubre los Estados Unidos, Canadá y España. La mejor manera de encontrar un rescate de Akita es investigar grupos de rescate locales; También puede obtener pistas del Akita Club of America Rescue.

Más razas de perros y más investigación

Antes de decidir si un Akita es el perro adecuado para usted, investigue mucho y hable con otros propietarios de Akita, criadores acreditados y grupos de rescate para obtener más información.

Si está interesado en razas similares, compare estas:

  • Husky siberiano
  • Pastor alemán
  • Basenji
  • Shar-Pei

Hay una gran variedad de razas de perros por ahí. Con un poco de investigación, puede encontrar el adecuado para llevar a casa.